Renovados en el Espíritu (Efesios 4:22-24)